jueves, 29 de enero de 2009

El Cantabrico enfurecido

video

Estos días tuvimos en la costa Cantabrica días de muchos vientos, y en consecuencia el mar estaba enfadado.

Me gusta el mar, y sobre todo mi mar ....así que me pase unas horas haciendole fotos. ....he compuesto un video que dejo aqui.

viernes, 23 de enero de 2009

La ciudá








La ciudá, d’Elías Veiga poesiaasturiana






Equí nun canten los gallos
nin baxen los llobos al ríu,
sedientos, medievales, de madrugada
a llamber la lluna,
a violar el silenciu encesu de la viesca.
Nun hai xanes peles fontes
y les sirenes vuelven a casa
borraches y alloriaes.
Nengún Nuberu,
tolo más dalgún mendigu ensin patria
que bebe muncho,
come poco
y mexa nubes peles faroles.
Hai, sí, almes en pena
pero nun ye la Güestia, non,
son toa esa xente cargao d’hipoteques
y creitos a cortu y llargu plazu,
que pesen como cadenes colgaes del corazón.
Nun hai árboles pa nun ver la viesca,
dexen cuatro
nesos parques con agua podre
y palombes canceroses.
Si quies respirar aire puru
o ver les estrelles,
garra un tren
o’l primer coche de llinia
que te lleve bien lloñe
hacia otres tierres ensin llendes d’hormigón.
Y si puedes, nun vuelvas más,
quédate nalgún llugar
con menos xente
y más persones.

martes, 20 de enero de 2009

El desfiladero del Cares

El recorrido de este desfiladero, llamado por muchos autores: La Garganta Divina, nos permite unir Asturias con León atravesando las profundidades de los Picos de Europa cuyas cimas nos miran desde más de 2.000 metros por encima y disfrutando con las preciosas vistas que nos ofrecen las cristalinas aguas del rio Cares y las canales que se precipitan vertiginosamente desde las alturas hasta sus aguas.

La senda que recorre la garganta del Río Cares es la ruta de senderismo más espectacular y conocida del Principado de Asturias. Sin duda alguna es la más recorrida de todos los Picos de Europa y, según sostienen numerosas estadísticas, se trata también de la ruta de montaña más transitada de España.

Por otra parte, sin unos mínimos datos históricos se hace difícil de comprender cómo es posible que un camino de tantos kilómetros atraviese la montaña de una forma tan atrevida, y nos preguntamos quién acometió este proyecto y para qué.

Aunque la primera travesía del Cares la realizasen montañeros meritorios como los ingleses Abel Chapman y Walter J. Buck, junto con el Marqués de Villaviciosa, Pedro Pidal (primero también en subir a la cima del Naranjo de Bulnes), la popularización de la ruta no llegaría hasta bien entrado este siglo y después de determinadas obras que habilitaron la senda para el tránsito de cualquier persona.

La ruta más antigua tenía un trazado sensiblemente diferente al actual. En un principio fue de uso exclusivamente pastoril y sólo después de 1916 cambiaron las cosas. Este fue al año en el se comenzó a delimitar un sinuoso y precario sendero para que los operarios de la compañía Electra de Viesgo pudieran vigilar y mantener un canal de agua, canal que transportaba parte del caudal del Cares para su aprovechamiento hidroeléctrico en la Central de Camarmeña. La construcción de esta central eléctrica supuso el ensanche mínimo de una vereda con continuas subidas y bajadas, desde la presa de Caín hasta Camarmeña. Por aquel entonces se tardaban unas siete horas en ir de Poncebos a Caín. Posteriormente, la vía habilitada fue utilizada para llevar los productos agrícolas desde Caín a los mercados de Cabrales, y sólo en los años 40-50 se construyó la actual senda para mejorar el mantenimiento del canal. La ruta fue abierta a base de picos y dinamita y en las últimas décadas se han ido mejorando determinados tramos para garantizar un senderismo sin riesgos.
----------------------------------------------------------------------------------------------
El video esta compuesto por imagenes hechas por mí.

video

martes, 13 de enero de 2009

Desfiladero de los Beyos





Los Beyos -gargantas, en lengua asturiana- fueron tierras impenetrables hasta comienzos del siglo XX, momento en que tras no pocos esfuerzos se pudo abrir la carretera. Sus inmensas paredes verticales, por las que el agua gotea se encajonan totalmente la calzada, haciendo que existan muchos puntos de la misma que siempre se mantienen en penumbra, inaccesibles a los rayos del sol. Una inscripción en la roca, en la que el viajero reparará, recuerda a los hombres que a principios de siglo trabajaron penosamente para abrir este camino, que en diferentes lugares va salvando las aguas del Sella a través de puentes sucesivos que brindan espectaculares imágenes de las aguas atravesando la montaña.

Las viejas leyendas campesinas sostienen que estos agrestes parajes de Los Beyos, son lugar de residencia de unas ninfas seductoras, las Xanas, que al amanecer y en el crepúsculo encantan a los viajeros, atrayéndolos a sus cuevas donde primero los poseen y luego los matan. Las Xanas, reinas y señoras de las angostas gargantas excavadas por el Sella, tendría como vecino en estas tierras -siempre, según la mitología astur- al que se conoce como Cuélebre, extraño animal con aspecto de serpiente alada.